Patrick, coleccionista

Photo de Patrick Tourreau Fenómeno de la edición, El Principito genera vocaciones de colecccionista muy diversas. Patrick Tourreau forma parte de las muy numerosas personas que coleccionan las diferentes ediciones y traducciones del cuento. Francés de 35 años, es ingeniero y vive actualmente en Estados Unidos.

Como muchos amigos del Principito, Patrick recibió el libro de como regalo de su madrina cuando tenía ocho años. Entonces distaba de entender todos los significados de un texto tan rico y complejo, pero retomó su lectura trece años después, cuando estudiaba en la universidad: « Releí el libro y me gustó muchísimo: me pareció que tenía que transmitir un mensaje urgentemente: “¡Atención con los baobabs!” La imagen era tan clara y el peligro tan evidente. »

El amor por los idiomas como punto de partida
En ese tiempo, Patrick deseaba coleccionar « idiomas », fascinado por su diversidad. Quería comparar escrituras y se interesaba en las diferentes traducciones del Journal de Mickey, de Tintin y de Asterix: « La idea de tener el mismo texto en varios idiomas se iba haciendo más precisa. » Después de haber vuelto a descubrir El Principito a los 21 años, Patrick se da cuenta que su proyecto puede concretizarse gracias a las innumerables ediciones y traducciones del texto, cuya difusión en el mundo supera la de todos los otros libros. Durante una estancia en los Países Bajos comenzó su colección, con una versión de El Principito en holandés. Versiones alemanas, danesas y suecas pasan a enriquecer su colección. La familia, los amigos y, de oídas, los amigos de sus amigos comienzan a mandarle ejemplares de El Principito en diferentes idiomas. Patrick encuentra ediciones de Estados Unidos y japonesas.

Internet, la herramienta del coleccionistaCollection du Petit Prince - Patrick Tourreau
Hace 10 años un amigo le regala un espacio en la web para exponer su colección y establecer lazos con otros coleccionistas. Es la tela sobre la cual Patrick recoge informaciones, hace anuncios, busca ejemplares que le faltan, propone intercambios. Presentando su lista, Patrick entra en contacto con traductores, editores, periodistas y coleccionistas del mundo entero. Cuenta hoy con más de 400 ejemplares de El Principito en 150 idiomas. Le faltan una veintena de idiomas. « Sólo ocupa 4 metros de estantes. Un poco la imagen de la humanidad reunida en un islote del Pacífico. » El coleccionista lleva consigo su tesoro, que se encuentra a veces en Francia y a veces en Estados Unidos. Cuando se le pregunta si el texto de Saint-Exupéry puede tener importancia entre las nuevas generaciones, Patrick responde con una pregunta sensata: « Las amenazas de hoy ¿son verdaderamente diferentes a las de hace 60 años? Somos responsables de nuestras rosas. Pedimos prestada la Tierra a nuestros hijos. »

Encuentre a Patrick Tourreau en su página web y descubra sus ejemplares duplicados, ¡quién sabe…!  http://www.patoche.org/lepetitprince