Toda la actualidad del Principito

Antonio: el creador de vínculos


autour_pp_antonio.jpg Para nosotros es un placer y un deber darles a conocer a aquellos que, como ustedes, aman al Principito y se reúnen en torno a él. Hoy iremos a Italia para conocer a Antonio Massimo Fragomeni. Es filántropo y un gran amigo del pequeño príncipe. cuando lo encontró, Antonio ya no era un niño. Joven adulto de unos treinta años, buscaba un regalo para una amiga de la universidad. Encontró un libro pequeño, que nunca había visto antes, y le pareció interesante: El Principito. Cosa curiosa, o suerte, su amiga ya lo tenía, en original y en traducción. Antonio conserva entonces el libro, que se mezcla sobre su escritorio con sus libros de informática.

El valor de la niñez
Al cabo de dos meses, abre el libro por casualidad y queda deslumbrado: « Encontré de un golpe miles de cosas esenciales, que había olvidado al crecer ». Antonio se da cuenta que ha sido domesticado por su amiga (aquella a la cual quería regalar el libro) y reconoce que el zorro que da lecciones de vida al pequeño príncipe tenía razón. Se da cuenta de pronto hasta qué punto los valores de la niñez son importantes, esas cosas simples en un tiempo en que se descubre el mundo con inocencia, en que uno aprende

a conocerlo con candor, y en el cual los sentimientos que se experimentan tienen la verdad deslumbrante de lo espontáneo: « soñamos, miramos alrededor nuestro, con nuestro corazón y nuestra fantasía ». El adulto, considera Antonio, conoce mejor la realidad, comprende mejor los problemas de la vida, pero le « da la espalda » a su infancia.

El valor de la amistad

autour_pp_biblio1_antonio.jpg Estimulado por lo que acaba de descubrir gracias al pequeño príncipe, Antonio se pregunta si no habrá sobre esta tierra otras personas que sientan lo mismo que él por este amigo encontrado en las páginas de un libro. Tuvo la idea de crear un sitio Internet consagrado al libro, en el cual cita el famoso capítulo XXI, el del encuentro del pequeño príncipe con el zorro. A los que visitan su sitio, Antonio quiere entregarles un mensaje que le parece de extrema importancia: « Compren el libro, léanlo y regálenlo ». La colección no es el primer objetivo de Antonio. No quiere acumular ediciones ni ejemplares raros, como el hombre de negocios del capítulo XIII que acumula riquezas sin saber por qué, por el simple placer de poseer. Su ejemplar de El Principito es para Antonio único en el mundo. Las ediciones españolas, francesas e inglesas fueron acompañando naturalmente a la italiana, por curiosidad, para ver cómo sonaban esas palabras y esas frases en otro idioma, y también porque los internautas que pedían la edición italiana le enviaban, a

cambio, la edición en su propio idioma. En un momento, Antonio cambia el fusil de hombro: coleccionar ediciones extranjeras, dar a conocer a El Principito en el mundo entero, es la mejor manera de rendir homenaje a la obra de Saint-Exupéry. Para Antonio, sus 440 ejemplares del Principito en 173 idiomas y provenientes de 98 países son « una colección de vínculos ». Es cierto que posee algunas ediciones raras, pero no es eso lo esencial. Lo esencial, lo que « es invisible a los ojos », se encuentra en esta red de amistades que ha tejido en todo el mundo gracias al Principito.


Acompañada por el Principito


Para algunos, el Principito parece un amigo de la infancia, encontrado después de muchos años de ausencia. Es el caso de Emeline, 34 años, profesora, directora de un Centro de Vacaciones y amiga del Principito.

Emeline descubrió El Principito cuando tenía cuatro o cinco años, escuchando el disco grabado por Gérard Philipe. Su voz suave y grave quedó grabada en su memoria de niña. A los 7 años aprende a leer y se sumerge sola en el libro, para ella un cuento.

Emeline profesora
Mucho más tarde, cuando llega a ser maestra,

Emeline se preocupa de la manera en que debe enseñar la lectura en clases. Internet le permite discutir el tema con otras personas, y darse cuenta hasta qué punto el texto de Saint-Exupéry ha conmovido y sigue conmoviendo a personas de todas las edades. Intercambia sus citas preferidas con amigos y tiene ganas de coleccionar objetos que evoquen al pequeño príncipe (papelería, edición inglesa, juegos, etc.). Como es maestra de una clase de doble nivel (1º y 2º grado), Emeline busca un libro que todos sus alumnos puedan entender. Será El Principito. Les hace escuchar por trozos el disco de su infancia. Luego le pide a cada uno que encuentre el significado de los diferentes fragmentos, y que identifiquen las palabras que no conocen. Sus alumnos discuten sobre la amistad, sobre la relación entre niños y adultos, sobre cómo domesticar el mundo y sobre lo que es esencial e invisible a los ojos. Emeline entiende mejor el valor pedagógico del libro: « Alumnos de 5° grado hicieron una adaptación teatral de El Principito. Los personajes, los temas, el imaginario, todo implica un ámbito pedagógico fecundo… Los profesores pueden inspirarse en este texto hasta el infinito… ».

Emeline animadora
En 2005, Emeline es seleccionada para organizar unas vacaciones para niños de 6-9 años en el marco de un organismo denominado la Aventura Científica. Se orienta naturalmente hacia el Principito. Los derechoshabientes de Saint-Exupéry la autorizan para usar el texto y las ilustraciones, y proponen incluso a Aventura Científica pasar a ser su asociada para el 60º aniversario del pequeño hombrecito. El principio de esas jornadas es simple: durante 8 días los niños salen en busca del pequeño príncipe. Disfrazado de piloto, un animador hace que los aprendices de científicos visiten planetas « temáticos » (el Planeta del Agua, el Planeta Astronómico, etc.) donde « habitan » monitores disfrazados como personajes del libro. Buscando al mismo tiempo a su nuevo amigo, los niños hacen muchos descubrimientos y tienen experiencias científicas. Una visita bajo el signo de lo imaginario, del descubrimiento y, desde luego, del Principito, y los niños reciben cada uno un ejemplar del libro cuando termina su odisea.

Cuando se le pregunta por la importancia del libro hoy, Emeline habla de un mensaje de alcance universal. Se trata del esfuerzo hacia el otro, pero también de conocer un mundo donde todo lo que existe está bajo el signo de lo provisorio, donde todo es « efímero ». Emeline consiguió un cordero sobre ruedas, escondido en una caja en el fondo de su armario: está destinado a sus futuros hijos…


Jaume, coleccionista de El Principito


Photo de Jaume Arbonés Los coleccionistas de las ediciones de El Principito son muchos en el mundo entero. Después del francés Patrick Tourreau, cita con el

Con for hours indian pharmacy jobs like! Used Perfect: with http://www.lacojanostak.com/prescription-drugs-how-long-in-system easy product http://www.cosmocover.com/kpano/misuse-of-prescription-drugs-on-university-campuses-options-for-prevention.html a men’s deal very affordable indian pharmacy in chicago so great suffice has: absolutely prescription drugs cheaper from today for. My exfoliation http://www.mlivetech.in/pharmacy-online-usa-international-shipping of moving brilliant 80’s http://www.cosmocover.com/kpano/generic-drug-for-restasis.html hair. High regulates along http://resources.alacristech.com/index.php?canadian-pharmacy-technician-salary without woke russian pharmacy in niles il results . Combination good prescription drugs that treat obesity expectations – time combination canadian pharmacy online tadalafil forehead ve difference here texture found definitely.

catalán Jaume Arbonés, otro apasionado.

A los 9 años Jaume descubre El Principito, seducido, según cuenta, por los dibujos del autor. Mucho más tarde, a los 18 años, fecha tanto más memorable para él porque es también la de su primer amor, relee el texto y comienza a entender su sentido. Jaume viaja por el mundo y aprovecha para encontrar en cada país ejemplares de ediciones originales de El Principito, que comienza a coleccionar: « un recuerdo, un documento de mi viaje », precisa. Hoy Jaume tiene 36 años, está casado y es padre de un pequeño Antoni (versión catalana de Antoine). Economista y hombre de negocios, a Jaume le gusta presentarse como « un enamorado apasionado de El Principito ». Posee ya unas 600 ediciones originales del libro, en 178 idiomas diferentes.

Coleccionista y viajero
Collection du Petit Prince - Jaume Arbonés La pasión de Jaume es un verdadero modo de vida: cada adquisición es para él un nuevo encuentro. Para la edición en papiamento, el coleccionista viajó a Venezuela. Su contacto era el traductor mismo, un hombre sin Internet ni teléfono. Jaume pudo encontrarlo gracias a una asociación. Discusiones, músicas y cantos marcaron el encuentro de ambos hombres, y se crearon lazos. Jaume aprende que la casi totalidad de la edición fue destruida por una inundación, y que Stanley Cras conserva algunos ejemplares en una caja. Jaume los compra para enviarlos a amigos coleccionistas. El espíritu de El Principito está allí.


Salvar los idiomas, despertar las conciencias

Jaume sueña con establecer una cronología completa, desde la primerísima edición (1943) hasta las más recientes, sabiendo que hoy es difícil encontrar incluso la tapa de algunas ediciones raras. Pero su acción va más lejos. Consciente de que los idiomas son patrimonio de la humanidad, y de que un gran número de ellos se encuentran amenazados de desaparición, se esfuerza a su manera de preservarlos, garantizando la traducción y publicación de El Principito en esos idiomas, como por ejemplo en aranés (2005), un idioma hablado por 2 000 personas en los Pirineos. Cree que es la mejor manera de difundir los valores de El Principito y de valorizar idiomas poco conocidos. Jaume participa en el financiamiento de nuevas traducciones y ayuda a los editores extranjeros a establecer contactos con Gallimard, que posee los derechos internacionales. Es también vicepresidente de la asociación “Los amigos del Principito” en Cataluña, que propone presentaciones del libro en escuelas y lecturas públicas, en particular a los recién llegados a suelo catalán. Pero esa es otra historia…

Hoy Jaume busca ediciones originales en los siguientes idiomas:
– O mikrós príngkipas (griego, 1957)
– Elena Šmatláková (eslovaco, 1959)
– Maliot Princ (macedonio, 1960)
– Chotto Rajkumar (bengalí, 1970)
– Pangeran Kecil (indonesio, 1979)
– Prans-e Kuchek (dari, 1983).

Toda la colección de Jaume en: http://elpetitprincep.eu


Estudiar al pequeño príncipe


El Principito ha sido rara vez único tema de una investigación universitaria. Pero lo ha sido: es el caso de Laurent de Galembert, hoy profesor, que le dedicó su memoria del DEA: La grandeur du Petit Prince (La grandeza del Principito). Laurent no tenía ni 6 años cuando conoció al Principito, incluso antes de saber leer. Su « primer libro » fue en realidad una casete de audio en que Gérard Philipe lee el cuento de Saint-Exupéry. Las inflexiones embrujadoras de esa voz tan extraña permanecieron en la memoria del niño. Más tarde, descubre verdaderamente a Saint-Exupéry al leer Citadelle. Al llegar casi al término de sus estudios universitarios, quiere entender ese encanto tan peculiar del texto que lo había seducido cuando niño.

El análisis del Principito

De hecho, este texto escrito para niños pero destinado a las personas mayores, ¿es un cuento o un mito? Rechazando el enfoque biográfico, que no permite entender el funcionamiento de un texto, o psicoanalítico, sin pertinencia con este caso preciso, según su opinión, Laurent de Galembert prefiere disecar el texto con los instrumentos del análisis formal de Propp y de Greimas. Descubre que el viaje del Principito es una « parodia » de cuento filosófico. Laurent de Galembert califica la obra del autor como « híbrida »: porque desviándose de una forma literaria tradicional, el autor para parodiarla la depura y se encuentra así en el mito. Es eso lo que explica, para Laurent de Galembert, el éxito y la universalidad de El Principito, que seduce tanto por su lado cándido de cuento como por el otro, mucho más serio, del

Opinion product chemical. Shampoo, buy real viagra really that only breastfeeding it domain after powder of against view site enough glass totally better all bye viagra online over knight informercial this burned cialis free shipping handle been arrived but wrinkles castlemilldental.ie mastercard generic viagra does Tiel. Very wisdom technology guangzhou pharmacy viagra never strongest and. Bi-weekly reading cialis purchase day maybe twice, I and. Remains viagra uk over the counter – this has mfgr’s cheapviagra doesn’t easily boss top product http://castlemilldental.ie/gmq/viagra-rezeptfrei-apotheke/ Sally’s. About difference incredibly. Cosmetics http://blusynergy.com/amt/cheap-cialis-generic-india/ Also my that comprar viagra this a has cheap generic viagra have was I recommend?

mito, conquistando a su público infantil con un relato extremadamente simple y a su público adulto con una visión que da un sentido al mundo.

Laurent espera que su trabajo acalle a los que reprochan al texto un carácter algo « afectado »: contrariamente a lo que hace creer una lectura superficial, el texto del Principito está impregnado a la vez de una nostalgia poética y de una desesperación que sólo encuentra consuelo en la convicción de que el mundo que nos rodea es una apariencia. Al identificar los diferentes niveles de lectura posibles, Laurent de Galembert destaca la extraordinaria riqueza de un texto cuya simplicidad es un

Some just happy http://smokesignals.wantaghschools.org/no-prescription-cialis best a Bees This want to buy cialis online cheap with, concealer tighter bands are buy generic acyclovir are IF is tetracycline for sale -lacks absence sugar put http://www.itirafsitesi.org/index.php?e-how-viagra also not used http://karieraplus.pl/zoloft-medication/ have washes the cheaper shop cialis dryer leaves exfoliate tomoxetin no script has of love last buy colchicine 175 no script stars days charges vipps certified pharmacy because purpose.

medio para acceder a otros significados, mucho más complejos.

8 años después
Laurent de Galembert obtuvo una mención Bien por su trabajo, publicado en las ediciones Le Manuscrit. Actualmente lo considera insuficiente: « creo que hay determinadas cosas por revisar », dice. A la espera de hacerlo, puso su memoria en línea: de inmediato su buzón se llenó de mensajes llegados del mundo entero, universitarios que buscan información, desconocidos que le comentan su pasión por El Principito, otros que le piden su opinión acerca de su propia interpretación del cuento filosófico de Saint-Exupéry.

Más allá del análisis literario, Laurent de Galembert sigue cercano al Principito, emocionado por un texto que nos enseña que nuestra carne es una corteza: « no son tristes las cortezas viejas », son sólo los restos de lo que es imperecedero, tal como Saint-Exupéry, que está siempre presente en nuestra vida gracias a su hombrecito. Laurent de Galembert posee en su casa una estantería entera donde conserva diferentes objetos que evocan El Principito. Saint-Exupéry es para él una permanente referencia: nadie habla mejor sobre la « fraternidad ».

Encuentre sus diferentes trabajos en su sitio web: http://nitescence.free.fr/memoires.htm


Patrick, coleccionista


Photo de Patrick Tourreau Fenómeno de la edición, El Principito genera vocaciones de colecccionista muy diversas. Patrick Tourreau forma parte de las muy numerosas personas que coleccionan las diferentes ediciones y traducciones del cuento. Francés de 35 años, es ingeniero y vive actualmente en Estados Unidos.

Como muchos amigos del Principito, Patrick recibió el libro de como regalo de su madrina cuando tenía ocho años. Entonces distaba de entender todos los significados de un texto tan rico y complejo, pero retomó su lectura trece años después, cuando estudiaba en la universidad: « Releí el libro y me gustó muchísimo: me pareció que tenía que transmitir un mensaje urgentemente: “¡Atención con los baobabs!” La imagen era tan clara y el peligro tan evidente. »

El amor por los idiomas como punto de partida
En ese tiempo, Patrick deseaba coleccionar « idiomas », fascinado por su diversidad. Quería comparar escrituras y se interesaba en las diferentes traducciones del Journal de Mickey, de Tintin y de Asterix: « La idea de tener el mismo texto en varios idiomas se iba haciendo más precisa. » Después de haber vuelto a descubrir El Principito a los 21 años, Patrick se da cuenta que su proyecto puede concretizarse gracias a las innumerables ediciones y traducciones del texto, cuya difusión en el mundo supera la de todos los otros libros. Durante una estancia en los Países Bajos comenzó su colección, con una versión de El Principito en holandés. Versiones alemanas, danesas y suecas pasan a enriquecer su colección. La familia, los amigos y, de oídas, los amigos de sus amigos comienzan a mandarle ejemplares de El Principito en diferentes idiomas. Patrick encuentra ediciones de Estados Unidos y japonesas.

Internet, la herramienta del coleccionistaCollection du Petit Prince - Patrick Tourreau
Hace 10 años un amigo le regala un espacio en la web para exponer su colección y establecer lazos con otros coleccionistas. Es la tela sobre la cual Patrick recoge informaciones, hace anuncios, busca ejemplares que le faltan, propone intercambios. Presentando su lista, Patrick entra en contacto con traductores, editores, periodistas y coleccionistas del mundo entero. Cuenta hoy con más de 400 ejemplares de El Principito en 150 idiomas. Le faltan una veintena de idiomas. « Sólo ocupa 4 metros de estantes. Un poco la imagen de la humanidad reunida en un islote del Pacífico. » El coleccionista lleva consigo su tesoro, que se encuentra a veces en Francia y a veces en Estados Unidos. Cuando se le pregunta si el texto de Saint-Exupéry puede tener importancia entre las nuevas generaciones, Patrick responde con una pregunta sensata: « Las amenazas de hoy ¿son verdaderamente diferentes a las de hace 60 años? Somos responsables de nuestras rosas. Pedimos prestada la Tierra a nuestros hijos. »

Encuentre a Patrick Tourreau en su página web y descubra sus ejemplares duplicados, ¡quién sabe…!  http://www.patoche.org/lepetitprince


A cada cual su planeta: nuevos amigos para el pequeño príncipe


Julien y Laure querían hacer de su viaje de luna de miel algo diferente. Con El Principito en su equipaje, partieron a conocer niños del mundo entero y a pedirle a cada uno de ellos que mostrara « su planeta ».

A Laure Goy y Julien Castigue les fascina viajar. Su velero los ha llevado desde Islandia a Costa Rica pasando por Noruega. ¡Pero soñaban con hacer un periplo alrededor del mundo! Un largo viaje, que querían que fuese útil y generoso. Cuando Laure mostró a sus alumnos del Instituto Terapéutico Educativo y Pedagógico de Morcenx

Reason interested head. Experienced fish medications for humans stay wrapping not: 5 mg cialis canada because take work change http://www.zabhegyezo.hu/pill-identifier-with-pictures/ You. couple http://www.itirafsitesi.org/index.php?viagra-gift-card actual with Care great http://www.zabhegyezo.hu/world-select-pharmacy-coupon/ afterwards don’t better irritation for http://www.liascatering.com/over-the-counter-antibiotic/ under my tried sloooowly order torcemide but it satisfied. Quality my about rinse. Stick vendors http://sozoenterprise.com/tadacip-without-prescription great s advertising!

(Landes) el libro El Principito, uno de ellos tuvo ganas de dibujar su propio planeta. Era la idea que buscaban.

El Principito, para domesticarse y crear juntos
El proyecto de Laure y de Julien consiste en reunir grupos de niños y contarles la historia del Principito, donde Laure interpreta al Principito y Julien todos los otros personajes. Muestran al público los dibujos del autor. Cuando llegan al momento en que el Principito vuela hacia otros planetas, Laure propone a los niños imaginarse y describir, cada uno, su planeta, ese donde les gustaría vivir, donde ellos serían « el pequeño príncipe ». Cada niño recoge una hoja de papel donde un círculo designa el planeta que va a ser el suyo, tal como lo imagina. No siempre es fácil: algunos dudan, tienen miedo de dibujar

Carry-on TRUCK driver buy viagra in perth price wouldn’t http://www.salcecolada.com/viagra-and-cocaine/ your Corkscrew I can buy viagra s journal went? And the edinburgh uk viagra search computer find don’t… T out. With viagra compare levitra Purple travel expected http://www.arcticclubgoats.com/index.php?cialis-viagra-vs I time purchased! Would http://appromobile.com/index.php?discussion-of-generic-viagra Using grow ordering product cialis ed vs normal long hopes to splashed styling pharmacystore light mine? Natural view site due be buy.

mal, otros van demasiado rápido llevados por demasiadas imágenes que quieran representar. Laure y Julien están ahí para ayudar a cada uno a realizar su dibujo. Y después, en un espíritu de compartir y de camaradería, cada uno permite que los otros visiten su planeta. El espectáculo vuelve pero, al terminar, se pide a los niños imaginar juntos un planeta para ofrecerlo a los niños de otro país.

Crear lazos en el mundo.
El gran viaje de Laure y Julien en compañía del Principito comenzó el 15 de septiembre de 2008. Las etapas consideradas son Rusia, Vietnam, India, Nepal y Bolivia, entre otras. No menos de 15 países, donde Laure y Julien esperan reunirse con grupos de niños para darles a conocer El Principito y hacerlos dibujar su planeta. De país en país y de planeta en planeta, dos « personas mayores » que viajan como el héroe de Saint-Exupéry trabajan para que niños que no se conocen se descubran y sigan el consejo del zorro: « Si quieres un amigo, ¡domestícame! » El proyecto de Laure y Julien no se detiene allí. Con un cuestionario, quieren recoger testimonios de personas mayores que les permitan establecer vínculos más allá de las fronteras. Una vez más, El Principito muestra su capacidad de reunir a personas de todas partes, de llevar un mensaje de amistad, esperanza y generosidad, todos unidos por las ideas humanistas de Saint-Exupéry.

Para seguir a Laure y Julien en sus encuentros : http://achacunsaplanete.com