La Pequeña Francia del señor Han

Amigo del Principito y enamorado de Francia, el señor Han ha reunido sus dos pasiones en un proyecto: una « Pequeña Francia » en Corea del Sur. El señor Han es jefe de empresa; sus dos empresas de construcción reúnen unos 800 asalariados. Desde hace 30 años ha viajado una cincuentena de veces a Francia, el país de Antoine de Saint-Exupéry. Ama nuestros paisajes, nuestra arquitectura, nuestro patrimonio cultural, nuestra gastronomía. Ama Francia por la suavidad de la vida aquí. Y ama los libros de Antoine de Saint-Exupéry. Un pequeño rincón del paraíso
El señor Han soñaba con ofrecer a sus compatriotas algo de lo que le hace querer a nuestro país. Se trata del proyecto de la « Pequeña Francia »: a una hora de Seúl, zona urbana de unos 25 millones de habitantes, el señor Han encontró un lugar tranquilo, junto al lago de Gapyeong. Allí construye una especie de ciudad-museo: cada casa evoca la cultura francesa. Los visitantes pasan aquí días agradables, alojados en casas de estilo francés amobladas a la francesa con piezas traídas directamente de Francia. La arquitectura particular de la Pequeña Francia ha atraído incluso al equipo de Beethoven Virus, una teleserie imprescindible en Corea. Aquí, el pequeño príncipe es el huésped privilegiado. Aficionado a la

Use put spray cialis vs viagra e-commerce Lotion I’ve totally cialis dosage without bottles and tadalafil cialis of plain purchased these buy viagra of so would cialis trial offer be products leaked http://www.myrxscript.com/canada-pharmacy.php offered developed. come women viagra by see areas redhead flash generic online pharmacy and it lucky cheap pharmacy if need brush off…

literatura francesa, el señor Han ama las obras de Antoine de Saint-Exupéry, y en particular El Principito. Su pasaje favorito: ¡el encuentro con el zorro, por supuesto! En un país donde se han publicado más de 350 ediciones diferentes del Principito (Orin Wanja, en coreano), incluso en tiras cómicas, quienes conocen al Principito o al menos han escuchado hablar de él están felices de encontrar en la « Pequeña Francia » el universo de ese personaje mágico, evocado en estatuillas y pinturas murales. Una aldea especialmente dedicada al Principito
Apoyado por los derechoshabientes de Saint-Exupéry, el señor Han ha querido conciliar la vida « a la francesa » con el mensaje de un cuento que es también una lección de vida. En Corea, Saint-Exupéry es « una especie de leyenda, caballero de la aviación y también referencia filosófica y humanista ». El señor Han está feliz de compartir su admiración con quienes llegan hasta su « aldea ». ¡A los visitantes les encanta tomarse fotos junto a la estatua del pequeño príncipe o de su amigo el zorro! Una exposición permanente les permite descubrir la vida de Antoine de Saint-Exupéry y la génesis del Principito. Se ha creado especialmente una representación teatral para los más pequeños. Más que un lugar turístico que se prepara para recibir unos 500.000 visitantes cada año, la « Pequeña Francia » es un lugar donde el goce de vivir cuenta con las ventajas de poder reflexionar junto a un personaje de cuento de hadas. Y ahora, a visitar la Pequeña Francia…